....

....

....

....

 

 

...

...

...

...

...

El Acompañamiento Terapéutico forma parte de un dispositivo de tratamiento de pacientes que requieren una atención específica.

 

Nuestra labor consiste principalmente en favorecer la emergencia de la subjetividad apuntando al desarrollo de un lazo social, favoreciendo la autonomía, con el objetivo tanto de evitar internaciones innecesarias como favorecer externaciones beneficiosas. Esto es posible dado que se ofrece un encuadre diferente pensado para la singularidad de cada caso, en el que se prioriza el acompañar al paciente en su cotidianidad, disponiendo de tiempos prolongados, y permitiendo una mayor proximidad con el mismo.

 

Nuestro equipo interdisciplinario está integrada por profesionales con amplia experiencia: psicólogos, psicoanalistas, psicopedagogos, psicodramatistas, médicos, acompañantes terapéuticos y talleristas. Las actividades son supervisadas regularmente por la Dirección y la Coordinación General.

 

Contamos con el respaldo de coordinadores especializados en diferentes talleres: Taller Corporal, Taller de la Palabra, Taller de Lectura y Escritura, Taller de Títeres, Taller de Música, Taller de Expresión Plástica, Taller de Juego, Taller de Escultura, Taller de Madera Balsa, Taller de Psicodrama, Taller de Cocina y Taller de Teatro. Disponemos de la programación de actividades recreativas y salidas grupales.

 

Nuestro Equipo de Acompañamiento Terapéutico está dirigido a pacientes de todas las edades: niños, adolescentes, jóvenes, adultos y adultos mayores; así como a distintas patologías: neurosis graves, psicosis, autismo, patologías neurológicas, debilidad mental y demencias; trastornos de la alimentación y adicciones. Ante derivaciones de profesionales e instituciones, armamos un dispositivo de atención respetando la dirección del tratamiento establecida por los profesionales a cargo.

 

 

 
Permite al paciente mantener los vínculos con su familia, amistades, relaciones laborales y con la comunidad en general.
 
Favorece la recuperación al mantener la contención familiar.
 
Evita la cronificación.
 
Ofrece actividades programadas, se pueden moderar los estados que producen algunos psicofármacos (y además se ha comprobado que se podrían disminuir las dosis).
 
Promueve el sentimiento de autovalimiento.
 
Se ofrece atención personalizada.
 
Se apuesta a la emergencia de la subjetividad del paciente.
 
Evita la estigmatización social que implica el pasaje por una institución de salud mental.
...
 
La pérdida de los vínculos de las redes sociales de apoyo mientras dure la internación.
 
El acomodamiento del paciente a las normas y rutinas de la institución, que le son ajenas.
 
Una mayor utilización de psicofármacos destinados a la adecuación a la vida institucional.
 
La problemática de la reinserción social.
 
La estigmatización social.
 
La pérdida de la independencia y la autonomía.
 
La tendencia a una objetivación y/o cronificación del paciente.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

...

...

 

 
Facebook